Solemos escuchar hablar de la Vitamina D cuando nos referimos a aquello que nos aporta la radiación del sol pero, ¿sabes más sobre ella?

En el post de hoy vamos contarte porqué la Vitamina D es esencial para tus defensas, y más todavía con el verano a la vuelta de la esquina. ¡Quédate y sigue leyendo!

Qué es la Vitamina D y para qué sirve

La Vitamina D es un nutriente esencial para mantener una buena salud. Ayuda al cuerpo a absorber el calcio, una de las principales sustancias que necesita nuestro organismo para mantener los huesos fuertes.

Junto con el calcio, ayuda a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan más delgados, débiles y más propensos a sufrir fracturas.

Además, los músculos necesitan de la Vitamina D para un movimiento correcto, y de la misma forma, los nervios la necesitan para transmitir información entre el cerebro y el resto del cuerpo. Asimismo, es muy beneficioso contra virus y bacterias. 

Numerosos estudios han demostrado estos efectos extraóseos, incluidos los efectos sobre el sistema inmunitario que hemos mencionado, pero además, te contamos otros muy importantes:

  • Beneficios para la piel: la Vitamina D puede ser muy positiva para combatir algunos problemas dermatológicos como el acné, la cicatrización, la psoriasis, la caída del cabello o la dermatitis atópica.
  • Sistema cardiovascular:puede causar efectos positivos sobre la regulación de la presión arterial y la protección frente a otras enfermedades cardiovasculares.
  • Regulación del azúcar en sangre:  regula la secreción de insulina por el páncreas y reduce la resistencia periférica a la insulina. Las personas con deficiencia de Vitamina D tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes y niveles alterados de azúcar en la sangre.
  • Sistema nervioso: Existe evidencia de que la Vitamina D juega un papel importante en el desarrollo y la función del cerebro, incluida la neuroprotección, y además, ayuda en la transmisión de información hacia el sistema nervioso. Asimismo, las personas con deficiencia de Vitamina D suelen estar más cansadas y con el estado de ánimo muy bajo.

¿Cómo adquirimos la vitamina D?

La Vitamina D se sintetiza a través de la piel, aunque una pequeña cantidad proviene de la nutrición

En España, a pesar de ser un país que se caracteriza por tener muchas horas de sol al año, en los últimos años se ha constatado un aumento del déficit de esta vitamina, debido principalmente a una exposición solar insuficiente.

Antes de la cuarentena de 2020, la mayoría de los españoles ya tenían deficiencia de Vitamina D y además, cuando comenzamos a poder salir, la gente se refugió por miedo, lo que hizo que esto se incrementara.

En estos momentos, quienes tengan patios o jardines pueden cubrir sus necesidades básicas de esta vitamina simplemente saliendo unos minutos al día o aprovechando para realizar alguna actividad como leer, hacer ejercicio o simplemente descansar. No obstante, para aquellos que viven sin luz solar directa durante el día, la deficiencia de Vitamina D genera algunas preocupaciones.

Por ello, vamos a recomendaros algunos alimentos que, aunque no cubran todas las necesidades de la Vitamina D, son una buena alternativa para adquirirla:

  • Productos lácteos como leche, queso y mantequilla.
  • Los pescados azules, como el salmón, y otros pescados grasos como el atún, bonito, jurel, pargo, boquerones o sardinas.
  • Yemas de huevo.
  • Otros alimentos como champiñones, aguacates, mariscos, espinacas, tomates, arroz integral, chocolate negro y almendras.

¿Cuánta Vitamina D necesitamos?

Aunque todos necesitamos la Vitamina D para el funcionamiento normal de nuestro organismo, la cantidad varía dependiendo de la edad, que se miden por unidades internacionales (UI):

  • Nacimiento hasta 12 meses: 400 UI
  • Niños entre uno y 13 años: 600 UI
  • Adolescentes entre 14 y 18 años: 600 UI
  • Adultos de 19 a 70 años: 600 UI
  • Adultos mayores de 71 años: 800 UI
  • Mujeres embarazadas y lactando: 600 UI

Ahora que ya conoces todos estos datos, no olvides tener muy en cuenta lo importante que es la Vitamina D para nuestro cuerpo, así que aprovecha los rayos del sol con mucha precaución y ¡empápate de vitaminas!