ALOE VERA: LA PLANTA QUE NO PUEDE FALTAR EN TU HOGAR

Suponemos que has escuchado mil millones de veces hablar de la planta de Aloe Vera, sobre todo cuando has tenido que recurrir a un remedio casero ‘de la abuela’ que lo cura todo en un abrir y cerrar de ojos.

Aunque todos la conozcamos con este nombre, también es conocida como Sábila, siendo una planta proveniente de África, muy similar al cactus y muy fácil de cuidar y mantener.

En el post de hoy vamos a contarte algunas curiosidades sobre ella. ¡No dejes de leer!

Características del Aloe Vera

El Aloe Vera nace de una de las 250 especies que existen de Aloe, pero ésta se diferencia del resto por sus altas propiedades medicinales.

Está formada por hojas suculentas, que se encargan de almacenar el agua y los nutrientes que la planta necesita para sobrevivir y crecer adecuadamente. Además, ¡estas hojas son de un color verde precioso!

La planta de Aloe Vera se puede cultivar tanto en macetas como en el suelo, pero si se opta por la primera opción, debemos seguir unas pautas de cuidado adecuadas:

  • La profundidad de la maceta debe ser de al menos 50 cm, ya que las raíces del Aloe Vera necesitan un espacio adecuado para crecer.
  • Hay que tener en cuenta que, aunque toleren la luz durante varias horas, no es bueno que abusen de su exposición, ya que puede causarle quemaduras en las hojas, especialmente durante el verano.
  • Su temperatura óptima está entre 17 y 27 ºC. Esta planta no suele sobrevivir a temperaturas por bajo de los 10ºC de forma continua, y tanto pasar mucho frío, como calor, puede deteriorar la raíz y como consecuencia, que la planta no crezca.

Los usos del Aloe Vera

Es una planta que se puede utilizar de forma natural o como componente de jabones, champús, hidratantes, mascarillas, etc.

En el tejido vegetal del Aloe Vera encontramos mucílago, una sustancia pegajosa que puede ser coagulada por el alcohol. Sus diferentes propiedades son: hidratante, tonificante, emoliente, cicatrizante, desinfectante, antiinflamatoria, astringente, antialérgica, antifúngica, laxante, purgante… ¡muchas y muy diversas!

Se aplica en diferentes circunstancias, pero las más comunes son:

  • Quemaduras menores causadas por radiación, agua hirviendo, aceite, etc. El gel de Aloe Vera refresca la piel y alivia el dolor.
  • Cortes, raspaduras, ampollas, etc. La sustancia líquida de las hojas es a menudo uno de los componentes de las cremas regeneradoras.
  • También se utiliza para curar herpes, calmando la zona afectada, reduciendo el dolor y previniendo de infecciones en la herida. 
  • Aunque parezca algo extraño, es una planta que también se utiliza para la gingivitis, úlceras u otras infecciones bucales.

Aloe Vera en crema

¿Quién no ha probado alguna vez una crema hidratante de Aloe Vera? ¡Suelen ser las “best sellers” del mercado!

Es uno de los productos para el cuidado de la piel más utilizados, ya que es muy útil para infinidad de tratamientos corporales. 

Entre sus beneficios, ayuda a cuidar las áreas de la piel más secas o dañadas por la exposición excesiva al sol, después del afeitado, la depilación con cera, la depilación láser, etc. También actúa como sedante, ya que produce una agradable sensación calmante en la piel y ayuda a regenerarla. 

El gel obtenido de las plantas es antiinflamatorio y contiene propiedades antibacterianas y antibióticas. Muy útil para eliminar la acumulación de suciedad y aceite en los poros. Esto deja la piel más limpia y los poros menos inflamados.

¡Confirmamos que es una maravilla!

Aloe Vera de Derbós

En Derbós contamos con una línea de geles de Aloe Vera 100% naturales perfectos para convertirse en uno de tus imprescindibles de cosmética, ya que como has podido comprobar, es un producto ‘todoterreno’ que hará que tu piel esté radiante siempre.

¿Ya los has probado? ¡Cuéntanoslo!